Categorías
Mes en música

Un mes en álbumes: Dry Cleaning le dieron la vuelta a abril

Conforme avanzan las estaciones a nivel meteorológico, avanzan también a nivel musical. Los chubascos inesperados y el picor del sol traen consigo las ganas de escuchar ciertas sonoridades que se acercan más a lo que vemos a través de la ventana. Empiezan a apetecer discos más frescos, ligeros, coloridos y cómodos. Del mismo modo, la primavera siempre es época de predilecta para lanzamientos musicales, así que las semanas se llenan de nuevos discos interesantes que escuchar.


Las vacaciones de Semana Santa y Fiestas de Primavera, junto con la necesidad de socializar los fines de semana, han dejado su estampa en el recuento de abril: de los 30 días que hay en el mes, conseguí completar la escucha de un disco en 24 de ellos. Si bien supone un número algo menor que en los meses anteriores, es una cifra que resulta aún bastante parecida: parece que mi experimento musical aún resiste.

La página de abril de mi calendario musical

Abril ha sido el mes en el que me he aventurado a escuchar un buen número de bandas que llevaban un tiempo rondándome pero nunca me había decidido a investigar. Porridge Radio es una de esas bandas: tras haber escuchado alguna canción suelta de su primer disco, este mes de decidí a probar con su último largo (publicado en marzo de este año) “Every Bad” tras escuchar el tema “Long” casi accidentalmente y que se me quedara pegada. Su pop-post-punk (“sadcore”, según la descripción de Spotify) resulta atrapante y pegajoso al oído. También le he dado una oportunidad al disco debut de Black Midi tras escuchar el mes pasado una referencia a ellos en la canción “Track X” de Black Country, New Road. Toda esta nueva ola de grupos británicos que están apareciendo y que tienen como nexo de unión el Windmill de Brixton están haciendo cosas bastante interesantes y, aunque Black Midi no me pareció un grupo del que fuera a echar mano muy a menudo, sin duda merece la pena seguirle la pista, ya que en mayo publicarán su segundo disco. También he conseguido sacar un hueco este mes para escuchar a dos cantautoras estadounidenses: Torres y Maggie Rogers, a las que he llegado a través de Julien Baker y Phoebe Bridgers respectivamente. Sus discos me han parecido agradables y redondos, en especial el de Torres (el último disco fue el escogido), por quien tengo curiosidad de escuchar más de su música.

Pero el disco que más me fascinó el mes pasado fue “New Long Leg”, el primer largo de Dry Cleaning (otra de estas bandas ligadas al Windmill que comentaba anteriormente). Se trata de un cuarteto londinense de post-punk y spoken Word. Es decir: sobre una base de riffs magnéticos de guitarra, bajo y batería encontramos el monólogo de la vocalista, recitando con voz lineal letras a priori incoherentes (que terminan encontrando sentido y pintando una escena completa a base de escuchas). Por alguna razón imposible de explicar y por contradictorio que parezca, la voz impasible de Florence Shaw no ralentiza el rico collage de instrumentos que la rodean, sino que el soniquete plano de sus declaraciones se amolda a los espacios que deja la instrumentación. Recita (que no canta) con un peso y una textura que parece que te está hablando directamente a ti, oyente, mirándote a la cara. O que es la voz que resuena dentro de tu cabeza. Los dos EPs que han publicado previos a este disco me han resultado igual de impresionantes, si bien es cierto que hay algo en “New Long Leg” que te atrapa especialmente: hay un nuevo nombre en mi lista de bandas que ver cuando acabe todo esto.

Por otra parte, en abril se han publicado dos “ediciones especiales” de discos de la mano de Sharon Van Etten y Paul McCartney, y ambos han tenido un enfoque muy parecido. Empezando por la cantautora estadounidense, se han cumplido 10 años de “Epic”, uno de sus discos más especiales, y lo ha querido celebrar invitando a 7 bandas a que versionen cada uno de los temas del mismo. Así queda “Epic Ten”, un doble disco que recoge las canciones originales y sus reflejos. Nombres como Idles, Big Red Machine o Fiona Apple han dado su giro propio a las canciones manteniendo el alma que Sharon Van Etten les dio en la versión original de 2010. Lo mismo ha querido hacer el Beatle con “McCartney III” y así surge “McCartney III Imagined”. Phoebe Bridgers, Damon Albarn o Josh Homme son algunos de las figuras que reinterpretan estas 11 canciones entre versiones y remixes. En estos casos, la pregunta es siempre la misma: ¿crearon un chat de grupo para repartirse las canciones?


Como de costumbre, en YouTube está la playlist de las canciones que me han rondado la mente durante el mes de abril. Mención especial para la influencia de los Oscar, dado que dos canciones se han colado en la lista por culpa de las películas en las que aparecen: “Nothing’s Gonna Hurt You Baby” de Cigarettes After Sex aparece en “Una Joven Prometedora”, mientras que “What A Life” de los daneses Scarlet Pleasure es el hilo conductor de la película “Otra Ronda”.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *